InicioTemáticasProfecía

La Salette III y Última Parte

Para aquellos lectores que no tienen una clara referencia sobre el mensaje de La Salette, recordemos que el mismo fue pronunciado por la Santísima Virgen la mañana del 19 de septiembre de 1846, en la montaña de La Salette, en las proximidades de Grenoble, Francia.

Leer más...La Salette III y Última Parte

La Salette II Parte

En esta segunda parte continuamos con algunas citas del extenso mensaje transmitido por la Madre de Dios el 19 de septiembre de 1846 en la montaña de La Salette, Francia.

"Los sacerdotes, ministros de Mi Hijo, los sacerdotes, por su mala vida, por sus irreverencias y su impiedad al celebrar los santos misterios, por su amor al dinero, a los honores y a los placeres, se han convertido en cloacas de impureza, sí, los sacerdotes piden venganza, y la venganza está suspendida sobre sus cabezas".

Leer más...La Salette II Parte

La Salette 19 de Septiembre de 1846

El 19 de Septiembre de 1846, en las montañas de este pequeño pueblo cercano a Grenoble, Francia; a las 6 de la mañana, se apareció Nuestra Señora a dos pastorcitos. Por instrucciones de la misma Madre de Dios, el secreto que entonces les confió debía permanecer oculto hasta 1858.

Leer más...La Salette 19 de Septiembre de 1846

Errores en las Profecías

Conforme se han venido cumpliendo algunos signos y señales profetizados en las Sagradas Escrituras y en algunas Apariciones de la Santísima Virgen, se ha hecho costumbre el transmitir mayormente a través de internet mensajes y revelaciones privadas de un sinnúmero de videntes, cuyo origen no queda siempre debidamente autentificado, lo que de por sí causa mucha desconfianza; pero lo más grave es que comparten mensajes que en apariencia corroboran el auténtico mensaje del Cielo y las distintas profecías de la Sagrada Escritura, sin embargo están llenos de imprecisiones y desaciertos teológicos que lo único que provocan es más confusión, y lo más importante, desviar el propósito fundamental del Mensaje de la Santísima Virgen.

Leer más...Errores en las Profecías