Fue en el año de 1986 que tuve el privilegio de platicar privadamente con la Sra. Luz Amparo Cuevas, quien en ese entonces era la vidente de las apariciones que ocurrían desde 5 años antes en la finca llamada Prado Nuevo, muy cercano al Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, España.

Los cerca de 15 ó 20 minutos que estuve con ella me causó una muy  buena impresión; una mujer sencilla y madre de familia, dedicada al servicio doméstico, con obvias limitaciones intelectuales y culturales, pero imbuida de una notable virtud de la humildad y una palpable espiritualidad de fe y devoción a la Santísima Virgen y a Nuestro Señor Jesucristo. De hecho, Amparo sufría los estigmas de la Pasión como una gracia derramada por el Cielo para su misión. Ella los padeció desde que sangrara por primera vez en 1980, medio año antes de la primera aparición, cuando en plena calle brotó sangre de manos, rodillas, pies, costado y frente. Esto sucedió ante distintos testigos. No era permanente, y solía ir acompañado de una extraordinaria rigidez del cuerpo, que en ocasiones adoptaba la forma de Cristo crucificado. Primero los recibía todos los jueves y viernes; luego todos los viernes, y finalmente, el primer viernes de cada mes.

Días después pude confesarme con el mismo director espiritual de Luz Amparo Cuevas, el fraile Alfonso María Sendín, carmelita descalzo, sacerdote de altos vuelos espirituales y con el don de ver las conciencias; ocasión propicia también para hablar de las experiencias que tenía la Sra. Luz Amparo con el Cielo, particularmente de las apariciones de la Virgen de los Dolores y de los mensajes que recibía, que finalmente era lo que a este servidor le interesaba conocer. Sin embargo, ahora puedo decir queLuz Amparo Cuevas había vivido una gran cantidad y variedad de hechos extraordinarios y llamativos, además de los ya referidos estaba el de la bilocación de su ser y el don de conocimiento de conciencias. Además vivía también la translucidez, fenómeno místico consistente en la capacidad de asumir  los dolores y enfermedades de otra persona.

Debo dar testimonio, aunque no me gusta nada hablar de experiencias propias espirituales, que fue en el lugar de las apariciones, un primer sábado de mes, que después de la aparición de la Virgen, este servidor tuvo el privilegio de atestiguar con los ojos de la carne el Milagro del Sol, y pude observar por varios minutos cómo el astro Sol giraba sobre su propio eje a una velocidad vertiginosa y daba “saltos” de un lugar a otro. Para mí fue la confirmación de que estaba ahí Dios presente, sin dejar de mencionar que en mi encuentro con Luz Amparo, en la pequeña habitación donde nos encontrábamos, percibí un inconfundible e intenso aroma a rosas que inundó todo el lugar, que luego supe acompañaba a sus éxtasis con la Virgen.

Sirva lo anterior como preámbulo al conocer que el día de ayer, viernes 17 de agosto, nació a la vida sobrenatural la Sra. Luz Amparo Cuevas, a la edad de 81 años.

Las Apariciones

El 14 de Junio de 1981 se iniciaron las denominadas "apariciones de El Escorial" a Luz Amparo Cuevas. En la finca de "Prado Nuevo", sobre la copa de un fresno situado junto a una fuente, la Virgen María se presentó como la "Virgen de los Dolores" y pidió que se construyera una capilla en su honor para meditar la Pasión de su Hijo, tan olvidada de los hombres. Añadió que si se cumplían sus deseos, habría curaciones, el agua de la fuente curaría, y que bendeciría a los que acudiesen allí a rezar el Santo Rosario; además muchos serían marcados con una cruz en la frente.

Luz Amparo nació en una aldea de Albacete llamada Pesebre en 1931. Criada con suma pobreza, sacrificio y duro trabajo, desde niña, sin saber rezar invocó filialmente a la Santísima Virgen. Enferma del corazón, se curó en Lourdes en 1977.

Casada con Nicasio Barderas y madre de siete hijos (uno fallecido) es el instrumento que recibió los mensajes celestiales, compartidos con los devotos que acudieron a "Prado Nuevo" a rezar el Rosario, hasta que finalizaron el 4 de Mayo de 2002.

Su director espiritual decía de ella que era sencilla, desinteresada, ferviente católica y obediente.

Mensajes

Algunos de los Mensajes de El Escorial, y que hace más de 25 años inserté en la primera edición de mi libro Advertencias Marianas a la Humanidad, son los siguientes:

“Muchas almas están errantes, esperando que alguien las salve. Gran parte del clero, sacerdotes, obispos y cardenales van por el camino de la perdición, y por ellos se están condenando muchas almas.

“Rezad mucho y haced mucha penitencia para que todos os salvéis; cuanto más sufráis y más sacrificios hagáis, más os amo, porque así me ayudáis a sufrir y a pedir por tantos pecadores que tanto lo necesitan. Muchas almas están condenadas porque no ha habido nadie que haya rezado por ellas. A ver si por lo menos podemos salvar una tercera parte de la humanidad; que enmienden sus vidas; que vistan con pudor sus cuerpos.

“El Santo Rosario es mi plegaria favorita; con él se puede salvar toda la humanidad y evitar una gran guerra. Meditad un ratito después de cada misterio; es conveniente que recéis los quince misterios. Yo prometo a todo el que rece el Santo Rosario diariamente asistirle en la hora de la muerte. Todos los días estaré presente para bendecir a los que vengan a rezar el Santo Rosario a este lugar.

“Que se reconcilien con Dios todos los días (acto de contrición), que se confiesen y comulguen todos los primeros sábados. Es muy importante comulgar los primeros viernes de mes con mucha devoción, en honor del Corazón de Mi Hijo. Hay que ser constantes en recibir la Eucaristía. Hay que visitar mucho al Santísimo Sacramento.

“Los pecados de los consagrados claman al Cielo y atraen la venganza. Va a venir un gran castigo a toda la humanidad como jamás se ha visto. Si no me escuchan, habrá muchas muertes y la Iglesia irá decayendo, y no habrá trabajo y existirá otra gran guerra. El Papa será martirizado. Estáis al borde de los últimos tiempos. El juicio de las naciones está muy cerca. El día del Creador está próximo.

“Antes del castigo habrá un aviso en el cielo; Un astro iluminará la tierra. Todos lo verán; parecerá que el mundo está en llamas, durará 20 minutos, muchos morirán de la impresión, pero los que crean en Dios y en la Virgen quedarán mientras como en éxtasis. Después del aviso y antes del castigo habrá un milagro.

“Mi Hijo arrancará de cuajo toda mala hierba y preparará un renacimiento esplendoroso para el tiempo de su Misericordia. Entonces será la paz y la reconciliación entre Dios y los hombres.

“Dad los mensajes de vuestra Madre Misericordiosa por todo el mundo; daros cuenta de que hay muchas almas que no los conocen.”

Hoy en Día

Cada día, junto al fresno de las apariciones, se reza el santo Rosario y los viernes también el Vía Crucis, actos piadosos en los que puede participar quien lo desee.

Prado Nuevo está abierto a lo largo del día para toda persona que quiera acudir a orar; siempre hay miembros de la Asociación, encargados de velar por el recinto y ofrecer una información más amplia sobre estos hechos religiosos.

El primer sábado de cada mes, como ha manifestado la Virgen, es un día muy especial. El Rosario que se reza a las 5 de la tarde es masivo y atrae a personas procedentes de toda España y de Europa.

Junto a Prado Nuevo se encuentra el local "Ave María", donde se imparten catequesis sobre temas de actualidad eclesial.

Entre los miles de devotos que acuden a este lugar, especialmente los primeros sábados, hay numerosos testimonios de conversiones auténticas que han derivado en un avivamiento de su fe, confesión habitual, recepción frecuente de la Eucaristía, hasta llevarles a colaborar en sus parroquias en apostolados y ejercicios de caridad. Asimismo, no son pocas las vocaciones sacerdotales y de vida consagrada que han brotado de este lugar.

Congreso Mariano

Con motivo del 150º aniversario de las Apariciones de la Virgen María a Santa Bernardita, se celebró en el Santuario de Lourdes (Francia), del 4 al 8 de septiembre de 2008, el 22º Congreso Mariológico Mariano Internacional, organizado por la Academia Pontificia Mariana Internacional de Roma.

En dicho Congreso participaron los mejores teólogos actuales, que trataron de las apariciones de la Virgen a lo largo de la Historia de la Iglesia. Entre las conferencias, hubo una sobre las apariciones de El Escorial, titulada: “Los fenómenos aparicionistas de El Escorial: realidad y mensaje”, que presentó un eminente teólogo, especialista en temas relacionados con la Virgen María.

El conferenciante se presentó a sí mismo como estudioso de los fenómenos y mensajes de El Escorial, que comenzó a examinar hace 11 años. Ofreció una breve síntesis de los hechos acaecidos en Prado Nuevo de El Escorial: inicio de los acontecimientos, breve biografía de Luz Amparo, descripción de los fenómenos sobrenaturales, las apariciones, los mensajes, la postura y los pasos de la Iglesia Diocesana de Madrid ante estos acontecimientos, ofreciendo, para concluir, una valoración personal tras el estudio realizado.

Finalmente, uno de los más conocidos y reconocidos expertos en apariciones, el mariólogo René Laurentin, se ha ocupado de este tema. El año 1985 visitó personalmente y tuvo una entrevista directa con Luz Amparo Cuevas. A ella se refiere en su libro publicado en francés titulado “Apariciones actuales de la Virgen María” (Ediciones Rialp). Mucho más reciente, 2007, es el “Diccionario de las apariciones de la Virgen María”. En este diccionario dedica seis columnas al tema, aludiendo de nuevo a su encuentro con Luz Amparo y ofreciendo una reseña muy favorable a los hechos relacionados con ella… Dijo Laurentin:

“Lo que me ha impresionado ha sido la calidad humana y espiritual de la vidente, sometida desde la infancia a desgracias y calamidades suficientes para haberla trastornado y hasta destruido. La conocí en El Escorial en 1985 en la casa de la familia en la que sirve como doméstica para ganarse el pan, porque su marido no trabajaba y tenía que hacer lo imposible para sacar adelante a sus siete hijos. Es una mujer sencilla, sosegada, natural, que no se apasiona, ni tiene pretensiones, ni se mueve por sentimentalismos; su atavío es modesto, limpio y cuidado, pese a su pobreza… No se muestra azorada ante preguntas difíciles y responde brevemente ante la principal cuestión planteada. Bien, nunca encontraron en Amparo ningún signo patológico, sino una normalidad completa».

Hasta los días de  hoy, la Jerarquía del lugar sólo ha establecido que no consta el hecho sobrenatural de las apariciones. Una fórmula muy frecuente que las más de las veces revela el poco interés de profundizar en el estudio de una pretendida revelación privada, con la consecuencia que ello implica para el detrimento espiritual de las almas.

Una aparición que hace unos 20 a 25 años llamaba poderosamente la atención y era de las más visitadas a nivel mundial. La vidente ha fallecido, pero su mensaje casi no es conocido;  y para no perder la costumbre, la aparición fue perseguida y calumniada, particularmente en España.

Sirva este escrito de testimonio  homenaje a Luz Amparo, con cuyo encuentro personal, este servidor se abrió al estudio de las trascendentales mariofanías de estos tiempos para el mundo y para la Iglesia.

Luis Eduardo López Padilla

18 de Agosto del 2012